A pesar de su eliminación en #PDNT Diego le sigue sonriendo a la vida - Amor
Famosos

A pesar de su eliminación en #PDNT Diego le sigue sonriendo a la vida

A sus 27 años, Diego Millán se convirtió en el segundo eliminado durante la semana de “La Revolución” en Protagonistas de Nuestra Tele. El caleño, que además de su talento, llevó a la Casa Estudio su particular risa, agradece haber conocido a cada uno de sus compañeros y a pesar de su prematura salida, calificó la experiencia como una gran etapa de aprendizaje, muy enriquecedora para hacer realidad su sueño de convertirse en la nueva cara de la televisión colombiana.

A sus 27 años, Diego Millán se convirtió en el segundo eliminado durante la semana de "La Revolución" en Protagonistas de Nuestra Tele. El caleño, que además de su talento, llevó a la Casa Estudio su particular risa, agradece haber conocido a cada uno de sus compañeros y a pesar de su prematura salida, calificó la experiencia como una gran etapa de aprendizaje, muy enriquecedora para hacer realidad su sueño de convertirse en la nueva cara de la televisión colombiana.

A sus 27 años, Diego Millán se convirtió en el segundo eliminado durante la semana de “La Revolución” en Protagonistas de Nuestra Tele. El caleño, que además de su talento, llevó a la Casa Estudio su particular risa, agradece haber conocido a cada uno de sus compañeros y a pesar de su prematura salida, calificó la experiencia como una gran etapa de aprendizaje, muy enriquecedora para hacer realidad su sueño de convertirse en la nueva cara de la televisión colombiana.

“Yo llevaba tres años tratando de encontrar una oportunidad como actor. Todo este tiempo he estado estudiando y haciendo cosas muy pequeñas y siempre vi Protagonistas como una entrada a este mundo. Es una puerta que te abren para mostrar tu talento y eso era lo que quería hacer”, asegura Diego.

Siempre ha tenido muy claro su sueño, pero al llegar a la Casa Estudio, también tuvo algo muy presente y fue que sin importar que se tratara de un juego, el Diego que la gente conocía fuera del reality iba a ser el mismo, que un día decidió ponerse la camiseta negra y aislarse del mundo mientras permaneciera en competencia.

“Todos llegamos con una estrategia. La mía fue ser yo mismo, sin dejarme manipular y teniendo siempre muy presente que estaba compartiendo con personas que también tenían un sueño y a quienes debía respetar. Para mí lo importante no era qué tan lejos iba a llegar, sino cómo iba a llegar y sabía que no estaba dispuesto a llegar muy lejos a cambio de pasar por encima de las demás personas”, cuenta.

Subir