Curiosidades sobre las cosquillas - Amor
Me Gusta

Curiosidades sobre las cosquillas

La risa, es una de las respuestas biológicas más agradables que a diario podemos ejercer y escuchar, siendo así, un acto mayormente involuntario ejercido como respuesta a estímulos como al humor, diversión, alegría y felicidad, funcionando como  una de las formas más sencillas de olvidar por momentos todas las cosas malas cotidianas.

Neurológicamente se localiza un área determinada del cerebro encargada de hacer este estimulo, llamado área motora suplementaria, que al estimularse por medio de electrodos produce la sonrisa –forma suave y silenciosa de la risa- y siendo más intensa, la risa.

Las cosquillas es un medio muy grato y agradable, el cual activa involuntariamente lo que suele ser la risa, funcionando como una sensación de respuesta tanto a movimientos suaves o bruscos producidos por los dedos, plumas u otro objeto similar, en áreas determinadas.

El cuello, los pies y las axilas son las áreas más sensibles a las cosquillas

Las cosquillas, estimula las fibras nerviosas, y ya que estas áreas presentan mayor cantidad de terminaciones nerviosas se hacen más susceptibles a este acto. En estas partes del cuerpo las cosquillas resultan ser mucho más irritables que en otras del cuerpo, razón por la cual siempre se busca estas partes para cosquillear a la persona.

Las cosquillas como método de entablar una relación

Las cosquillas, a su vez se trata en algunos casos como un método para establecer vínculos entre personas, ya sea amoroso, erótico, emocional o entre amigos. Constituye una forma social muy provechosa para entablar una comunicación, como por ejemplo caso de padres a hijo, siendo así un acto para enlazar relaciones afectivas, cosa que no solo funciona en los estímulos de la otra persona sino de la misma persona encargada de cosquillear.

 ¿Por qué no nos podemos hacer cosquillas?

Existe muy poca probabilidad de que tú te puedas realizar cosquillas, explicado científicamente como el hecho de que el cerebro se anticipa a nuestro movimiento, haciendo una predicción de cómo será, por esto, es mucho menos activa la región encargada de dar estímulo a esta respuesta, provocador directo de inhibir este acto.

Las cosquillas y la pérdida de peso

Al reír fuertemente durante un tiempo promedio de 10 a 15 minutos, científicamente se dice que puede ayudar a quemar dentro de un rango de 10 a 40 calorías, el cual significa la perdida de una pequeña cantidad de peso, aclarando que no se compara con el hecho de hacer ejercicio o llevar una nutrición balanceada

Las cosquillas como un mecanismo de defensa

Dentro de las cosquillas, la risa indica un sinfín de cosas, como sumisión, derrota, satisfacción y sensibilidad, y estas a su vez activan el hipotálamo encargado de controlar la temperatura corporal, instintos como el hambre, el cansancio, el comportamiento sexual y las reacciones a situaciones como es el de la lucha o incluso, la  huida, estimulando las fibras nerviosas que causan dolor.

El extremo no agradable de las cosquillas

Se dice, que si no se sabe controlar o moderar este acto, puede llevar incluso a ser consecuente de convulsiones, asfixia o aún más grave, paro cardíaco. Ya que las cosquillas se reciben como un acto involuntario, el movimiento que este estimulo genere en los músculos del abdomen no puede ser muy grato, siendo capaz de conllevar una presión tan grande capaz de interrumpir la circulación de la sangre.

Las cosquillas como tortura

La tortura es un acto maquiavélico el cual goza la persona encargada de ejercerla, así, en las cosquillas pasa algo igual, generando en  la mayoría de veces a la víctima, un estimulante para risas a carcajadas, no controlables y desagradables, a generar movimientos involuntarios  y a sofocar  a la víctima, llegando al punto de ser totalmente una molestia con una pizca de sufrimiento.

Subir