En qué "la embarran" los hombres al ir a la cama - Parte 1 - Amor
Pareja

En qué “la embarran” los hombres al ir a la cama – Parte 1

Al momento de ir a la cama los hombres suelen confiar en su instinto y creen que…

Al momento de ir a la cama los hombres suelen confiar en su instinto y creen que...

El sexo masculino está rodeado de mitos, estereotipos y falta de información, los cuales suelen convertir los encuentros sexuales y las actividades placenteras en escenarios que se rodean de miedo y factores que impiden lograr la satisfacción esperada.

Seamos sinceros, cuando uno le pregunta a un hombre si está cómodo, interesado en lo que vendrá y si está disfrutando del momento, suele ponerse una máscara y decir que sí, cuando en realidad lo que está haciendo es estar más preocupado si su “envergadura” es la adecuada para el encuentro.

Ahora, al momento de ir a la cama los hombres suelen confiar en su instinto y creer que:

1. Todas las mujeres son iguales y tienen los mismos gustos

Las mujeres son muy distintas unas de otras. A una pueden gustarle las flores y a otra no. A una pueden gustarle los besos y a otra la puede incomodar. Que se hayan llevado a la cama a más de una decena de mujeres no significa que sean expertos en “actividades erótico-afectivas”.  A veces lo que a una chica la poner a mil, a otra puede convertirla en un témpano de hielo.

2. Las caricias solo son para la cama o los momentos íntimos

Al igual que los hombres, las mujeres no viven solo de sexo “pan y agua”. Los cortejos, la seducción y las caricias no tienen que limitarse a las cuatro paredes del cuarto o a la superficie horizontal donde pasan la mayoría de sus noches. Muéstrele cariño a su pareja con caricias y besos no sugestivos y verá que ella no pensará que usted solo la quiere para tener un encuentro sexual.

3. “Entre más grande, más efectivo”

Mentira. Apreciado individuo de sexo masculino: Aunque los conceptos “competencia” y “rivalidad” vienen en su ADN, los números en el ambiente sexual no son necesariamente sinónimo de placer. El dicho popular: “La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia”, es tan cierto en el sexo como aquel que dice que “los perfumes finos siempre vienen en empaque chiquito”. Recuerde: las mujeres aprecian más el calentamiento y los estímulos.

4. Ellas se sienten mejor “teniéndolo adentro”

Y no es así la mayoría de las veces. Acuérdense que “del dicho al hecho hay mucho trecho” y los genitales no son la única parte del cuerpo que permite llegar a un orgasmo. Explore el cuerpo de su pareja, de verdad; usted nunca sabe con qué se va a encontrar… ¿Quién quita que descubra que un par de besos en el cuello o unos susurros al oído la ponen más caliente que darle un beso?

5. Si no se viene, “no lo disfrutó”

El orgasmo no puede ser el único fin de un encuentro sexual. “Para muchos hombres es imposible concebir una relación sexual en la que no aparezca obligatoriamente la eyaculación y el orgasmo”, dice un medio argentino;  por lo que muchas veces el sexo suele tener un patrón general: una posición, una velocidad y solo uno de los dos termina disfrutando. Salir de la rutina y convertir el encuentro en algo que los lleve a risas, a relajarse, a obtener placer, así uno de los dos no consiga el orgasmo, es algo que puede ser más saludable para la relación, que obligarse siempre a conseguir “la meta”.

En nuestro siguiente artículo, veremos las últimas cinco cosas en las que los hombres se confían cuando se van “a la cama con una dama”.

Con información de Minuto Uno

Subir