Expertos recomiendan cómo evitar rutinas laborales tóxicas - Amor
Pareja

Expertos recomiendan cómo evitar rutinas laborales tóxicas

Foto: Ingimage
Por miedo a perder el trabajo las personas acceden a todo tipo de compromisos que muchas veces no son acordes a su salario.

El miedo a contradecir a los superiores aunque sea para defenderse, el terror a quedarse sin empleo o a ganarse unos cuantos enemigos en la oficina por hacerse respetar o hacer valer sus derechos son algunos de los factores que concluyen en rutinas laborales tóxicas que lo único que harán es enfermarlo o hacerlo estallar de furia o ansiedad.

Para César Escobar, coach laboral de 48dias.com, “las rutinas tóxicas son aquellas que van en contra del respeto, ya sea del espacio, del tiempo, de lo que sea”.

El respeto por el espacio se entiende desde la perspectiva personal, es decir, incomodando o sentirse incómodo al recibir comentarios fuera de lugar, “el movimiento #MeToo ha dejado claro lo que es un cumplido y lo que es un acoso, solo los ignorantes no entienden la diferencia entre uno y otro“, expresó Escobar en diálogo La FM.

Aquí también entra el respeto por el espacio corporal, “un abrazo no solicitado o tocar determinada parte del cuerpo que no es permitida tocar, etc.”

Por otro lado está el respeto del tiempo, esa malsana costumbre de “no salir hasta que el jefe no salga”. Esto nada tiene que ver con su horario laboral, una vez terminó usted está libre de irse a la hora en punto. Es importante resaltar también que “cuando sale de la oficina debe dejar el trabajo en la oficina” y tener cuidado de no convertirse en un ‘workaholic’, es decir, en un trabajador obsesivo.

Hay quienes sienten la responsabilidad de responder las llamadas que el jefe haga sin importar el día y la hora. Esto no es correcto siempre y cuando no esté en horario laboral, de lo contrario le estará dando el control sobre su vida, incluso en sus días de descanso. “Si lo llaman a la madrugada o el fin de semana de manera habitual, es un tema tóxico. No permite el desarrollo personal”.

Si esto ocurre lo mejor siempre es hablarlo, pero de una buena manera.  “Es diferente decir  -jefe, deje de llamarme los domingos-,  a decir – jefe, usted sabe que estoy comprometida con la empresa 100%. Sin embargo, el domingo comparto con mi esposo y mi hijo, espero me entienda. La otra estrategia es irse por la tradicional y hablar con recursos humanos, pero se corre el riesgo de que el tema no se maneje bien y se gane al jefe de enemigo”.

¿Qué hacer si siente explotado? 

Por miedo a perder el trabajo las personas acceden a todo tipo de compromisos y responsabilidades que muchas veces no son acordes a su salario y beneficios o que simplemente no estaban estipuladas en el contrato. Si está en esta situación tiene varias opciones: renunciar, tragarse el sapo hasta que se queme, hablar con el jefe y hablar con recursos, pero todas se pueden hacer por medio de una buena comunicación.

El jefe nunca entenderá que está explotando a sus empleados.  Este es un tema cultural. Por ende, yo como coach, enseño a buscar trabajo teniendo presente la importancia de hacer una buena investigación y ver la cultura de la empresa y del jefe antes de ingresar.  El miedo de perder el trabajo es porque no sabemos nuestro valor. Dejan de pelear con el jefe…  Si uno tiene ofertas de trabajo  o se pone en la tarea de buscarlas bien¿porque van a tener miedo?”, concluye César Escobar.

Fuente
Sistema Integrado Digital
Subir