Placeres de boca en boca: "Cascaritas" para una vida saludable - Amor
Pareja

Placeres de boca en boca: “Cascaritas” para una vida saludable

Por extraño que parezca, los nutricionistas se han dado a la tarea de compartirle un dato clave sobre unos elementos que suelen terminar en la basura.

Por extraño que parezca, los nutricionistas se han dado a la tarea de compartirle un dato clave sobre unos elementos que suelen terminar en la basura.

Por extraño que parezca, los nutricionistas se han dado a la tarea de compartir un dato clave sobre unos elementos que suelen terminar en la basura.

Las pieles y otras partes que se desechan de las frutas y verduras -dicen- están repletas de nutrientes antiedad (es decir esos “elixires de la eterna juventud”), así que “en lugar de tirarlas a la basura, podría empezar por duplicar su consumo con estas ideas”:

  • Cáscaras de papa:

Prácticamente la mitad de la fibra saciadora de este tubérculo se encuentra en su cáscara. Prepárelas como PASABOCAS; póngalas en una refractaria de hornear; rocíelas con aceite, sal, pimienta negra y chile piquín (o ají), y llévelas al horno a 200º C hasta que estén crujientes (más o menos 10 a 15 minutos).

  • Cáscaras de manzana:

Estas contienen casi toda la quercetina que aporta una fruta, un antioxidante que contribuye a prevenir ciertos tipos de cáncer, de acuerdo con un estudio publicado en el Diario de la Nutrición en Estados Unidos. ¡Añádalas a los sánduches! Insertándolas entre las capas de jamón y queso y las rebanadas de pan de trigo. Recuerde que puede hornearlos o dorarlos hasta que el queso se derrita para quienes gustan de estos aperitivos calientes.

  • Piel de Kiwi:

Puede que por su aspecto y color, además de los vellos que la acompañan le parezca poco comestible. Pero en realidad esta parte de la fruta es rica en vitamina E y saludables flavonoides (partículas que ayudan prevenir enfermedades crónicas y el cáncer). Haga malteadas con ella; licue un kiwi sin pelar con media taza de fresas congeladas, 1 taza de jugo de naranja y media taza de yogur natural (o si dulce). ¡Ah, qué delicia!

  • Cáscaras de naranja

Puede que sepa extraña, pero estas proporcionan “d-limoneno”, un componente que ayuda a proteger la piel contra el cáncer. ¿Las ha probado con fríjoles? Al picarla finamente e incorporarla a este plato tradicional, obtendrá un sabor original y saludable.

  • Tallos de brócoli

No importa si no se come un “arbolito” de estos. Basta con uno solo pues con él obtendrá más del requerimiento diario recomendado de vitamina C. ¡Incorpórelos a los guisados! En lugar de cortarlos, pélelos: su interior es muy tierno y constituye un ingrediente adicional delicioso.

  • Cáscaras de zanahoria

El betacaroteno es lo mejor para proteger los ojos, la piel y el sistema inmunológico. ¡Pruébelas con las hamburguesas o los pasteles de carne! Al añadir zanahoria rallada con todo y cáscara, puede evitar que la carne molida se seque.

Con información de Revista Prevention

Subir