Tener buen sexo es posible cuando se olvidan estos "detalles" - Amor
Pareja

Tener buen sexo es posible cuando se olvidan estos “detalles”

Conoce un par de cositas que pueden arruinarte una sesión de buen sexo.

Conoce un par de cositas que pueden arruinarte una sesión de buen sexo.

Ten cuidado, por que en el siguiente texto te encontrarás con aquellas cosas que debes evitar al momento de buscar una relación sexual placentera.

Hacemos la advertencia porque muchas personas seguramente pensarán que los tips que revelamos a continuación deberían seguirse al pie de la letra, pero no. Son cositas que pueden arruinarte una sesión de buen sexo, las cuales llegan a nosotros gracias a De10.mx, quo.es y cherro.com.ar.

Cosa a olvidar No. 1.: Obsesionarse con la pérdida de la virginidad
Tanto hombres como mujeres que hayan crecido en hogares muy conservadores y tradicionalistas seguramente se han enfrentado a ese precepto que dice que hay que “llegar virgen al matrimonio”; sin embargo, en la actualidad los jóvenes tienen su primera experiencia sexual siendo todavía unos niños y el tema “virginal” pasa a un segundo plano.

Con tal de que sus hijas retrasen un poco más esta experiencia, hay quienes les dicen que al perder la virginidad, las chicas experimentan mucho dolor, sangrados, cambios físicos, entre otros mitos, por lo que las adolescentes que han decidido dar ese paso están preocupadas por dichas ideas, y ese momento -que podría ser algo agradable y placentero- se convierte en un martirio para ellas y sus parejas.

La recomendación de los expertos en esta materia asegura que lo mejor es tener una relación sexual en momentos en que los involucrados tengan cierta conciencia de la responsabilidad y cuidados que implica el sexo, especialmente en ese momento de la vida en que las hormonas se alborotan y el cerebro quiere calmar la curiosidad.

Cosa a olvidar No 2.:  El sexo se tiene en cualquier lugar, a cualquier hora
“Es verdad que para tener una vida sexual plena no hay que caer en la rutina, por lo que el innovar y experimentar cosas nuevas siempre le dará esa chispa a la relación de pareja -quizá hay quienes fantasean con tener relaciones en la cocina, en la mesa del comedor o en algún lugar público-“, pero el problema viene cuando este comportamiento se repite constantemente, se cae en la mala “maña” de hacerlo donde sea así implique un arresto o una multa, y en situaciones donde prevalece la fuerza masculina sobre el placer femenino -como en el coito inmediato-.

Cosa a olvidar No 3.: Follar únicamente para reproducirse
El error que cometen algunos caballeros es ver el tema únicamente desde lo fisiológico, sin pensar que el sexo también significa un vínculo afectivo, emocional entre seres humanos, algo a lo que las mujeres suelen darle más importancia y que seguramente quedarán desencantadas cuando sus parejas sean poco cariñosos con ellas, lo que terminará por ahogar la pasión.

Pilas con matar la pasión u olvidarse de las caricias o los “aditivos” sexuales”. Hay hombres que también dan mucha importancia a lo emocional y pueden dejar de tener sexo porque se sienten usados como objetos de placer.

Cosa a olvidar No 4.: Dejar encendida la televisión mientras se tiene sexo

Puede ser que te encuentras descansando al lado de tu pareja, acostados en la cama plácidamente, mientras ven la televisión, cuando de repente a alguno de los dos les entra la cosquillita de gozar de un momento placentero de intimidad y… si la tele sigue encendida, cualquier cosa puede pasar, como que una noticia de última hora te haga perder toda la intención.

No se olviden que las imágenes o sonidos ahí proyectados se convierte en un gran distractor que inhibe a cualquiera.

Cosa a olvidar No. 5.: Utilizar recursos de más.
Inventar juegos y experimentar nuevas cosas podrían darle un giro más atractivo a esta actividad; el problema es cuando alguno de los dos va más allá y se olvida de las caricias y recursos tradicionales, volviéndose un momento de alta intensidad, exageradamente erótica que raya en la depravación, la otra persona podría experimentar una sensación de abuso, dolor o maltrato y nada de placer.

Subir