Yoga para tener mejor sexo - Amor
Pareja

Yoga para tener mejor sexo

Por alocado que parezca, utilizar esta tradicional práctica de relación podría ayudarte a mejorar en el campo de las relaciones sexuales.

Por alocado que parezca, utilizar esta tradicional práctica de relación podría ayudarte a mejorar en el campo de las relaciones sexuales.

Por alocado que parezca, utilizar esta tradicional práctica de relación podría ayudarte a mejorar en el campo de las relaciones sexuales.

“El yoga no es tan solo un minimizador del estrés; algunos de sus movimientos mejoran la flexibilidad, incrementan el flujo de sangre en el cuerpo y hacen trabajar más al corazón – cosas necesarias para una vida sexual muy activa”, afirma el autor del libro Sexy Yoga, Ellen Barrett.

Encontramos una entrevista con este autor en la revista Prevention, en la cual comparte varias posiciones de esta práctica para que el sexo deje de ser algo rutinario y pueda, solo o con su pareja, experimentar otros movimientos, tipos de respiración y niveles de excitación. Aquí algunas de ellas:

Estiramiento: Posición del gato o de la vaca

1. Colóquese de rodillas con las manos apoyadas en el piso, los hombros alineados con las muñecas y las caderas alineadas con las rodillas.

2. Tome aire, y muy despacio arquee la columna (posición de la vaca), elevando la espalda y alejando el pecho lo más que puedas del vientre, de manera que puedas subir la cola.

3. Relaja lo pies de tal manera que estos puedan descansar sobre el piso. Exhala y vuelve a la posición incial (la del gato), contrayendo suavemente el abdomen. Repite este movimiento seis veces, aumentando la fuerza en el movimiento con cada repetición.

Algo de fuerza: Posición del ángulo

1. Siéntate y pon las plantas de los pies juntas y tus manos en los tobillos.

2. Deja que las rodillas descansen hacia el suelo y gira tu cuerpo hacia adelante de las caderas, lo más que puedas. Mantente así por 10 o 15 respiraciones.

Relajación: Savasana

1. Acuéstate boca arriba. Separa los brazos del cuerpo en un ángulo de 45 grados con las palmas hacia el cielo.

2. Relaja las piernas, déjalas separadas de manera que sientas comodidad.

3. Mentalmente, analiza tu cuerpo. ¿Está relajado del todo? Libera todas las tensiones y tranquiliza tu cuerpo.

4. Tómate 5 minutos allí, en entera calma, para dejar que el sistema nervioso se conecte con tu mente, a la cual podrás darle vuelo con la respiración y la imaginación.

Con estos ejercicios, seguramente podrá darle “rienda suelta” a las fantasías y podrás cambiar la rutina que suele suceder sobre una cama… (recuerda que hay más lugares para calentar el ambiente y otras posiciones además del misionero).

Subir